Entra y descubre a través de este interesante post, cómo se forman las huellas dactilares de los seres humanos, y que clase de código contienen las mismas para que las de cada individuo sean únicas en el mundo entero.

Cómo-se-forman-las-huellas-dactilares-3

Cómo se forman las huellas dactilares y para qué sirven

Todos los seres humanos al nacer cuentan con una carga genética heredada de sus padres y otros datos familiares, lo que lo hace parte de ese núcleo; ya sea la pigmentación de su piel, o la textura de su cabello, pero aun así, son individuos únicos diferenciados de los demás, y esto lo explicaremos a continuación cuando descubras cómo se forman las huellas dactilares.

Tal y como te comentamos al inicio de este post, cada uno de los seres humanos se diferencia de los demás, incluso, de su propio hermano gemelo si lo tuviera, por una serie de marcas que contienen en sus dedos; y aunque hace muchos años se conoce esta realidad, hasta hace muy poco se descubrió cómo se forman las huellas dactilares que destacan a cada individuo.

Estos significativos trazos que llevamos en nuestros dedos, han sido objeto de estudio durante un largo tiempo, y pese a que muchos científicos han discernido sobre este caso, el más aproximado hace mención a un modelo que podría indicar cómo se forman las huellas dactilares.

Modelo de Arizona

Este es el caso en donde los científicos de la universidad de Arizona explican cómo se forman las huellas dactilares de las personas, los cuales proponen que estas pequeñas marcas en nuestros dedos son el resultado de un proceso que atraviesan las capas de la piel de un ser humano, durante el período de gestación, es decir, mientras se lleva a cabo el  desarrollo del feto.

Gracias a los estudios realizados en la universidad mencionada, a través de diferentes ecuaciones y profundos análisis, sostienen que los resultados les han proporcionado satisfactorias aproximaciones a la realidad, y que la ciencia forense les avala en ello.

Se cree que durante el período de gestación se fija todo en la capa basal, es decir, la cubierta que separa la dermis interna de la externa, y como este crecimiento es más acelerado en la punta de los dedos, esto hace que se produzcan los pequeños surcos en la superficie de los mismos

Método de Manchester

Tal y como te comentamos en el apartado anterior, el conocer cómo se forman las huellas dactilares ha sido objeto de estudio durante un largo tiempo, y son muchas las universidades que se han dedicado a la tarea de explicar cómo sucede esto.

En este orden de ideas, la universidad de Manchester es una de las casas de estudio que también ha fijado su posición, y ella descubrió cómo se forman las huellas dactilares de las personas de una manera más específica que el modelo de Arizona.

Los científicos de Manchester son de la misma opinión que ocurre durante el proceso de desarrollo del feto, sin embargo, sostienen que estas se comienzan a formar  entre el segundo y el sexto mes del embarazo. Es a través de este período de gestación que la capa media de los dedos del feto alcanza su mayor rapidez, lo que da origen a los surcos que se forman en sus yemas; la forma que toman las huellas dactilares la va determinar tanto el líquido amniótico, y el movimiento del feto, es decir, la manera en que palpa todo lo que esté en derredor suyo.

Es por esta razón que por mucho tiempo se creyó que estos surcos en los dedos de las personas permitían asir los objetos con mayor facilidad, no obstante, gracias a otros estudios realizados recientemente, se ha podido constatar que por el contrario, es mucho más difícil agarrar superficies planas.

Cómo-se-forman-las-huellas-dactilares-2

¿Por qué cada huella dactilar es única?

Ya mencionamos anteriormente, que al estudiar cómo se forman las huellas dactilares los científicos demostraron que éstas tienen origen genético y son formadas durante el desarrollo del feto; por tal motivo, se cree que cada cambio que se produzca durante este proceso en  la forma de los dedos o de sus yemas, va incidir directamente en los cambios de esta porción de piel, y por consiguiente, en la forma de la huella dactilar.

En base a este razonamiento, es válido acotar, que una vez que esté formada la huella dactilar de la persona, esta no cambiará por el resto de su vida.

Al conocer cómo se forman las huellas dactilares de una persona, también podemos notar que éstas están formadas por un patrón de formación no lineal, y que pueden variar según las condiciones en donde se desarrolla el feto durante su proceso de gestación; es por esta razón, que los científicos sostienen que cada una de ellas es única e irrepetible.

¿Cómo determinar una huella dactilar?

Si has llegado hasta aquí, ya debes saber cómo se forman las huellas dactilares y que estas son únicas e irrepetibles en cada persona; pero ahora te vamos a explicar  cómo hacen los especialistas para determinar a quién pertenece una impresión dejada.

En la actualidad se cuenta con dos técnicas de búsqueda de coincidencias

  • Minucias: Como su nombre lo indica, esta se basa en un mecanismo que permite la autenticación de las mismas, esto quiere decir, determinando las formas identificables de una huella dactilar
  • Correlación: Esta tiene que ver con la anterior, ya que se realiza a través del análisis del esquema general del patrón global de la huella dactilar

Uso de las huellas dactilares

A partir del siglo XIX las huellas dactilares se han utilizado generalmente para la identificación de personas, pero en los últimos años, y gracias al avance de la tecnología, estos pequeños surcos en nuestros dedos se han convertido en nuestro mejor aliado para el acceso y la seguridad.

Con el uso de sensores ópticos, sólo una persona en el mundo puede coincidir con la huella que haya sido definida para acceder a determinada información; al escanearse los surcos del dedo que pretende ingresar al sistema, se realiza un proceso para determinar la coincidencia y permitir o denegar el acceso a la misma. Si no se encuentra coincidencia entre la huella escaneada y la base de datos almacenada, no va haber fuerza ni poder que le permita acceder, a menos que le corten su dedo.