Descubre por qué en verano es cuando tomar agua es más importante que calmar la sed, un líquido vital con muchos beneficios para nuestra salud, que no sabemos apreciar verdaderamente.

Cuando tomar agua es más importante que calmar la sed

¿Sabías que existen personas que prefieren calmar la sed con refresco o bebidas energizantes, cuando tomar agua es de suma importancia para la salud? Conoce cada cuánto tiempo es necesario hidratarnos, y descubre que otros beneficios te aportan este valioso líquido.

La razón principal de este post es concienciar a las personas para que aprendan que tienen que hidratarse regular y adecuadamente, más que enseñarles cuando tomar agua.

La mayoría de las personas esperan a tener sed para hidratarse, y otra gran cantidad refieren hacerlo con refrescos y otras bebidas gaseosas, cuando tomar agua es lo más indicado y saludable para el ser humano.

Es el agua el líquido fundamental para que nuestro organismo funcione correctamente, y esto se debe a que cada una de las células que conforman el cuerpo humano, necesita de ella para poder mantenernos hidratados, tanto en la temporada de calor, como en las demás.

Tanto le asiste la razón a esta observación, que cuando las personas no están hidratadas correctamente, el cuerpo humano desfallece; y aunque esto suele suceder con más frecuencia en los adultos mayores e infantes, también en un golpe de calor le puede ocurrir a un adulto.

Es por ello que los especialistas en la materia recomiendan mantenerse hidratados en todo momento y no cuando tomar agua sea una necesidad para calmar la sed.

¿Por qué debes tomar agua?

Además de lo expuesto en el apartado anterior, también este líquido cumple con diversas funciones en nuestro organismo, que solo se llevan a cabo cuando tomar agua es una regla que cumplimos religiosamente.

  • Permite el transporte de los nutrientes a las células
  •  Lubrica y amortigua las articulaciones
  • Regula y mantiene la temperatura corporal
  •  Protege los tejidos sensibles
  • Elimina los desechos de nuestro organismo, a través de la orina, las evacuaciones intestinales y la transpiración

Si el cuerpo humano no percibe la cantidad de agua adecuada, puede ocurrir una deshidratación inminente, y como consecuencia la persona se siente sin energía, cansado, fatigado, e incluso podría morir.

 ¿Qué cantidad debemos tomar?

Todas las personas tenemos diferentes necesidades, por lo que cuando tomar agua y qué cantidad puede variar dependiendo si estás realizando actividad física, si estás sometido a una temperatura ambiental extrema, si tu estado de salud lo amerita, o cualquier otra situación irregular a la que estés expuesto.

Sin embargo, hay una serie de ocasiones en las que no se pueden hacer excepciones, y cuando tomar agua es más importante que calmar la sed

Según los especialistas en la materia, todos los adultos deberían tomar entre dos y tres litros de agua al día, es decir seis vasos aproximadamente

Si te estás ejercitando, o estás a la intemperie en un día soleado, lo ideal es aportar más agua de la acostumbrada, aún sin tener sed

Los alimentos como las frutas, sopas, verduras entre otras, le aportan a nuestro organismo cerca de un litro de agua, por esta razón debemos compensar lo que nos falta para completar los tres litros diarios, con otros vasos extra.

En la temporada de verano lo más aconsejable es mantenerse lo más hidratado posible, por tal motivo los especialistas recomiendan llevar siempre agua a la mano por si nos ataca un golpe de calor

¿ Y los niños?

Aunque no lo creas, existe una errada creencia que sostiene que los bebés y los niños pequeños no necesitan tomar tanta agua, !y no podrían estar más lejos de la realidad!

A esta tierna edad es cuando tomar agua es más que una necesidad, ya que al estar en constante movimiento produce más desgaste y se produce la deshidratación más fácilmente.  Por tal razón, los pediatras recomiendan que los niños hasta los cinco años ingieran al menos un litro y medio de agua al día; luego de los diez años y en la adolescencia, se puede consumir dos y tres litros también, al igual que los adultos.

Si tienes en casa un niño pequeño, nuestra recomendación es que estés atento y sepas cuando tomar agua tú y el pequeño, porque a ellos se les olvida hacerlo, y si están entretenidos jugando, no van a parar la diversión para ir por un vaso o una botella.

Síntomas de la deshidratación

Es de suma importancia conocer cuáles son los principales síntomas de la deshidratación, en la misma medida de cuando tomar agua, porque tal y como te comentamos al principio de este post, esta te puede conducir a una muerte inminente.

Existen dos tipos de deshidratación, cuya sintomatología te detallamos a continuación

Leve a moderada

Los principales síntomas que presenta una persona con deshidratación leve o moderada son los siguientes

  • Sed insaciable
  • Disminuye la sudoración
  • La piel de la persona pierde su elasticidad natural
  • Disminuye la producción de orina
  • Sequedad en los labios y boca

En este mismo orden de ideas, a través de la orina puedes notar que algo no anda bien, ya que su color es un indicador fiable; si esta es transparente o clara, puedes perder cuidado porque todo anda bien, pero si se torna amarilla o muy oscura, esto quiere decir que no te estás hidratando adecuadamente y ahora es cuando tomar agua es una verdadera necesidad.

Grave

Cuando una persona presenta deshidratación grave, los síntomas también los son, porque la presión arterial desciende de manera drástica, lo que puede  producir desde un simple mareo o desmayo, hasta daños permanentes en diferentes órganos de tu cuerpo, como los riñones, el hígado, y en el peor de los casos, en el cerebro

Bebidas isotónicas

Estas ciertamente colaboran en la reposición de los electrolitos perdidos cuando sudamos, pero en bajo ningún concepto debe remplazar la ingesta del agua

Ahora que ya sabes cuándo tomar agua, y que este líquido vital es fundamental para el correcto funcionamiento de tu organismo, solo te queda tomar conciencia y tratar de mantenerte siempre bien hidratado